El café nos hace vivir mucho más años

Los bebedores de café viven más tiempo. Así lo reveló un grupo de investigadores estadounidenses del Instituto Nacional del Cáncer de Rockville en un estudio publicado en el “New England Journal of Medicine”.

El análisis, realizado en una muestra de más de 400.000 personas, ha permitido a los científicos decir que aquellos que consumen regularmente de 2 a 6 tazas de café al día ven una reducción en el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o respiratoria, accidente cerebrovascular, lesión o infección y, por lo tanto, tienden a vivir más tiempo que aquellos que no tienen el hábito de consumir esta bebida.

La investigación – coordinada por el científico Neal Freedman y que duró varios años – comenzó con un cuestionario a todos los participantes, quienes respondieron preguntas sobre su estilo de vida y hábitos alimenticios, luego los académicos estadounidenses consultaron y compararon datos de los registros nacionales de todas las instituciones de investigación del cáncer en los Estados Unidos, para estudiar y monitorear todas las muertes que ocurrieron durante el período de monitoreo y todas las causas de muerte que ocurrieron a través de los años.

Todo esto -a través de cálculos adecuados- ha permitido a los expertos sacar conclusiones, que muestran que en los hombres el consumo de café es capaz de reducir el riesgo de muerte en un 10% en comparación con sus pares que no lo beben, mientras que en las mujeres el porcentaje se eleva al 16%.

¿Pero por qué el café haría tanto bien al organismo humano?

De hecho, no es la primera vez que el café se incluye entre las sustancias preciosas para la salud humana: muchos estudios han puesto de relieve sus propiedades beneficiosas para el hígado, contra la diabetes, el cáncer de mama, las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, pero la razón sigue siendo desconocida.

No olvidemos que la bebida más apreciada por los italianos contiene más de 1000 sustancias, que deben ser probadas individualmente, para entender los beneficios en nuestro cuerpo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *